Como conseguí dar lactancia materna.

Si hace 9 meses me dicen que vamos a estar mi bebé y yo disfrutando de la lactancia, me habría puesto a llorar de emoción. Porque no, no siempre es fácil.

Soy consciente de que lo único que hizo que luchará por lo que quería con todas mis fuerzas, fue la información, aquella que te hace saber que tu leche es estupenda y maravillosa, que tienes la producción que tú bebé necesita, que no tiene que doler y si duele o el bebé no hace el suficiente peso, hay que acudir a una asesora de lactancia o matronas que sepan del tema. Y nunca se nos debe olvidar la más importante, la leche materna es lo mejor que le puedes dar a tu bebé. Citaré una frase de mi matrona del centro salud: “si os dijeran que existe en el mercado la mejor leche pero es cara, ¿a qué os quitaríais cualquier capricho y la compraríais sin pensarlo? Pues la tienes y gratis

Toda esta información la tiene que conocer el papá, ya que es el pilar fundamental en los momentos débiles.. que en un post-parto no faltan. De ellos ya hablaremos en otra entrada, se la merecen ;-).

El libro de Carlos González, “Un regalo para toda la vida” es obligatorio leerlo si quieres dar el pecho, a mí me ayudó muchísimo, sin dejar atrás los talleres de lactancia que suelen hacer en centros especializados, súper recomendables, en uno de ellos vi con mis propios ojos como en la semana 20 de embarazo ¡¡teníamos calostro!!, el cuerpo ya está preparado para alimentar a nuestro bebé.

Después de recibir toda la información lo que me quedó grabado a fuego, era que tenía que establecer la lactancia, y para ello lo único que tenía que hacer durante el primer mes era poner al bebé en el pecho a demanda, esto es el tiempo que quiera y cuando quiera (vamos, todo el día), desde el minuto uno que mamá y bebé están juntos. Una vez establecida la lactancia, seguimos a demanda. Y tampoco es necesario notar la tan famosa subida de leche, eso no significa que no tienes.

Una cosa muy curiosa que me llamó la atención es que la leche materna cambia su composición dependiendo de la hora del día, la edad del bebé, … ¿no te parece alucinante? Sin hablar, de que reduce el riesgo de padecer tanto tú como el bebe muchas enfermedades.

Te animo a que luches por tu lactancia materna y aviso, que no es camino de rosas, ya que por él te encuentras con comentarios de todo tipo. Quizás te digan que es sacrificado, que las leches de fórmula de ahora no serán tan malas… y vale, cosas peores habrá, pero simplemente no es materna. Comentarios como: “A ver si tú puedes porque yo no tuve leche”, y no voy a entrar en pediatras y enfermeras con una serie de indicaciones que dejan mucho que desear… Por lo general todas podemos, excepto algunos casos rarísimos.

Por último, no puedo despedirme sin decir que merece mucho la pena, volvería a vivirlo una y mil veces, el vínculo que se establece con tu bebé es súper bonito, y una experiencia muy enriquecedora.

Y ya sabes, si quieres, ¡¡puedes!!.

¡Feliz día! 💋💋💋

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *